Como lo habíamos informado a mediados de marzo, Microsoft bloqueó la posibilidad de utilizar Windows Update en los equipos con Windows 7 y 8.1 que funcionen sobre cualquiera de los procesadores de nueva generación, tanto de AMD como de Intel. De acuerdo a la marca esto es para enfocarse en la integración de Windows con los nuevos CPUs, manteniendo la compatibilidad con previas generaciónes.

Pero demostrando una vez más que la comunidad no se queda esperando a que le resuelvan las cosas los grandes desarrolladores, el usuario Zeffy, de la plataforma GitHub, ha logrado reactivar Windows Update en Windows 7 y 8.1 programando un parche que quita esa limitación, haciendo unos cambios al archivo del sistema de actualizaciones.

Microsoft implementó dos nuevas funciones dentro de “wuaueng.dll” (IsCPUSupported(void) and IsDeviceServiceable(void)) y lo que hace este parche es -basicamente- forzar a que las dos funciones se configuren en (1), engañando al sistema operativo para considerar de que el CPU es soportado. Ni vien se termina de hacer el cambio, Windows Update comienza a actualizar nuevamente, agregando importantes ajustes de seguridad que, de otra manera, no se podrían descargar.

El único problema, por el momento, es que el parche debe volver a aplicarse cada vez que el archivo “wuaueng.dll” se actualiza en cada nueva actualización automática. Por otro lado, recomendamos hacer un respaldo del archivo original antes de aplicar el parche, en caso de que Microsoft decida tomar medidas agresivas al detectar cambios externos y provoque una invalidación total del sistema.

Los interesados en utilizar esta solución, pueden descargar el parche y la documentación en GitHub.