Luego de casi 3 años en desarrollo, el estudio oxoniense Rebellion vuelve a la carga con la cuarta iteración de su franquicia insignia, Sniper Elite. Presentando escenarios significativamente más extensos y detallados que su predecesor, Sniper Elite 4 no pretende alterar demasiado la fórmula de la serie, sino agregar pequeños cambios en el equipamiento e introducir nuevas formas de navegar los mapas, de manera que el jugador tenga más opciones de usar el sigilo o las variantes ofensivas -y ruidosas- a la hora de completar los objetivos.

Como no podría ser de otra manera, en esta intercuela ambientada luego de los eventos de Sniper Elite 3 y previa a Sniper Elite V2, pratagonizaremos nuevamente al agente norteamericano de la OSS, Karl Fairburne, esta vez en territorio italiano. Karl deberá asistir a la resistencia italiana (o partisana) para lograr detener otra de las super-armas nazis. En este caso serán misiles controlados a distancia, capaces de destruir objetivos claves de los aliados con gran facilidad, incluyendo buques de guerra.

Previo al comienzo de gran parte de las misiones, Fairburne tomará consejos de los partisanos y su líder, Sofia, como también de manera forzosa, de la mafia italiana. Lamentablemente, los diálogos y los personajes mismos no expresan el dramatismo necesario para compenetrarnos en el juego. El hecho de que la trama principal por momentos se desvía de su premisa sin muchas sorpresas de por medio, hace que la campaña se sienta como una mera sucesión de objetivos sin una narrativa consistente o atrapante.

Habiendo jugado más de la mitad de la campaña solo, debo admitir que mis primeras impresiones sobre el juego no fueron muy positivas. Si bien Sniper Elite 4 cuenta con una mayor cantidad de ítems para usar (muchos de ellos con un uso alternativo), sumado a las nuevas y prácticas balas silenciadas, me encontré jugando la mayor parte de las misiones usando la pistola silenciada Welrod y haciendo takedowns, dejando al rifle de francotirador solo para ciertas situaciones.

Sin embargo, todo cambió cuando empecé a jugar la campaña nuevamente, solo que en modo cooperativo. Al tratarse de áreas mucho más espaciosas y repletas de enemigos, llegar a los objetivos se puede lograr de manera mucho más dinámica, y de hecho mucho más entretenida. Ya sea repartiendo las tareas, o ir junto con nuestro compañero (comunicándonos constantemente para coordinar los disparos o evadir a patrullas de soldados), el recorrido se hace mucho más llevadero.

Gracias a su nuevo sistema de movimiento y la verticalidad de los mapas, los personajes podrán ahora avanzar hacia los objetivos de diferentes maneras, pudiendo subir o bajar de ciertos lugares predeterminados. La implementación dista de ser perfecta, pero es un paso adelante para la serie. El sistema de cover, por otro lado, podría haberse mejorado o asemejarse al estándar de otros títulos de sigilo o acción como Spliner Cell, Grand Theft Auto V o Gears of War. Al no tener un botón para escondernos, el posicionamiento del personaje no siempre está de nuestro lado, lo que algunas veces desemboca en errores no previstos que nos hace cuestionar las decisiones técnicas de Rebellion -sobre todo en dificultades altas.

Si bien se puede usar el quicksave en modo cooperativo, lo más probable es que en caso de cometer errores, sigamos avanzando de la mejor manera posible, ya sea escondiéndonos rápidamente y marcar los enemigos para luego despacharlos desde la distancia, o ir a lo Rambo con ametrallados o diferentes tipos de explosivos. Al no interrumpir el ritmo de juego y haciéndonos cargo de nuestros errores, la campaña en modo cooperativo a lo largo de sus ocho misiones (sumado a dos misiones extra exclusivas del modo Overwatch), nos resultará mucho más natural y amena para ambos jugadores, y de hecho nos hará soltar alguna carcajada de vez en cuando.

El modo Survival está de vuelta en modo solitario o competitivo con partidas de 12 rounds. Nuevamente, al tratarse de escenarios mucho más grandes y con nuevas piezas de equipamiento, las partidas con hasta 3 jugadores más, no tiene mucho que envidiarle a otros Survivals en tercera persona de títulos recientes como Gears of War 4, Plants Vs Zombies: Garden Warfare 2 o Star Wars Battlefront -y otros más antiguos como Transformers: War for Cybertron o Mass Effect 3.

Por el lado de lo competitivo, Sniper Elite 4 regresa con los modos Deathmatch, Team Deathmatch, Distance King y No Cross (variante de TDM) de Sniper Elite 3, eliminando Capture The Flag, pero agregando Team Distance King y Control (similar a Headquarters de COD o Crashsite de Crysis 2).

Tanto el Survival como los modos competitivos, presentan seis mapas ambientados en la campaña, aunque con un diseño nuevo ideados específicamente para los mismos. Contrario a otros juegos en los que la visual se ve comprometida para mejorar en rendimiento, los gráficos de estos mapas están a la altura de aquellos de la campaña, y hasta en algunos casos la superan.

Una de las mayores críticas de Sniper Elite 3 fue su temática desértica, que resultaba un tanto monótona a los ojos, cuya iluminación un tanto cruda a la distancia no ayudaba a brindar el nivel de realismo que se merecía. Italia sin dudas es un paso adelante sobre África, sobre todo en las áreas donde la vegetación abunda y el sistema de iluminación se luce con creces. El tiempo del día de algunas misiones de la campaña potencian positivamente la visual de Sniper Elite, aunque otras presentadas a pleno sol (como la segunda) provocan un similar nivel de crudeza gráfica, sobre todo a la distancia en contraste con las estructuras. Creo que la ambientación también podría haberse mejorado. No hay efectos climáticos de ningún tipo, ni densidad de partículas como las hay en Zombie Army, o inclusive efecto de viento, algo que a esta altura debería haberse implementado dada la temática de la serie.

La emblemática cámara X-Ray, además de mostrarnos la crudeza de los resultados de nuestros disparos a distancia, ahora también nos deleitará con el detalles de los organos y huesos destruidos al derribar enemigos cuerpo a cuerpo, en modo sigilo, o cuando explotan granadas.

Por el lado de la optimización, con un Core I5 4570 y una GTX 980 se puede jugar entre 40 y 60fps en 1080p con todo al máximo, dependiendo del tiempo de día de la misión. Para 4K, precisaremos no menos de una GTX 1080 si queremos alcanzar los 40fps promedio, también con todo al máximo. El soporte para configuraciones Multi-GPU parece no estar muy bien optimizado, tanto por el lado de Nvidia como de AMD. El uso de cada GPU usando SLI, no superaba el 55%, de modo que por el momento es conveniente usar un solo GPU.

Los sonidos continúan con el estándar de calidad de Sniper Elite 3, mientras que música durante la campaña consta de breves instancias cuando nos están por avistar, o ya nos avistaron. La track principal como siempre, se reserva para los momentos triunfales.

Sin mucho más para agregar y como había comentado al principio del artículo, Sniper Elite 4 no implementa muchos cambios sobre la fórmula presentada en Sniper Elite 3 y, aunque se sienta más como una expansión en Italia que un juego nuevo, la combinación de la campaña en modo cooperativo y las misiones Overwatch, sumado a los modos survival y competitivos, hacen que Sniper Elite 4 sea un paquete difícil de pasar por alto para los amantes de la precisión y el sigilo.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Rebellion.

Sniper Elite 4 - Review
Historia60%
Gameplay80%
Gráficos85%
Música y sonidos85%
Multiplayer90%
Lo bueno:
  • La campaña en modo cooperativo
  • Los gráficos y los enormes escenarios
  • Los nuevos modos multiplayer
Lo malo:
  • No hay muchos cambios sobre Sniper Elite 3
  • Podría estar mejor optimizado
  • La campaña resulta un tanto aburrida en single-player
80%Nota Final
Puntaje De Lectores: (6 Votos)
83%