Lanzado originalmente en el año 2000, por la entonces (a secas) Square, Final Fantasy IX propone una vuelta a los orígenes de la serie, con personajes más caricaturescos y algo de humor. Muchos dicen que el relativamente escaso éxito de las aventuras “emo” de Squall Lionheart llevaron a esta decisión, que al final del día terminó pagando grandes dividendos.

Final Fantasy IX es sin dudas una joya de la quinta generación de consolas y el último Final Fantasy del mítico Hironobu Sakaguchi, y junto a los recientemente lanzados FF-x y FF-x2, ultimo bastión de la saga principal de Final Fantasy exclusiva de Sony. Ahora, Square Enix nos acerca a nuestra plataforma un juego que, pese a haber quedado algo eclipsado a en su momento (por la salida de la PS2), es sin dudas uno de los mejores productos de una saga ya venerable.

Repasar la historia de Final Fantasy IX a esta altura ya tal vez no tenga demasiado sentido. Final Fantasy IX nos cuenta la historia de Zidane Tribal, miembro de una compañía circense en un clásico mundo de fantasía. La historia del juego tiene todo lo que se esperaría de un Final Fantasy clásico: caballeros, princesas, magos negros, castillos voladores, chocobos, mini-juegos y un tipo  llamado Cid. En muchos sentidos Final Fantasy IX funcionó en su momento como una oda a la saga. Como un regalo a aquellos fans que estuvieron desde el comienzo en la era de la Famicom, y el resultado fue realmente excelente.

El juego además tiene el honor de haber sido el último juego dentro de la saga principal en contar con un “overmap” del mundo, que podíamos recorrer a gusto en nuestros barcos o naves voladoras. Esta característica, abandonada en Final Fantasy X y sus sucesores. Era uno de los grandes ganchos de los Final Fantasy de la era clásica que se ha perdido con el tiempo, por lo que regresar al último juego que hizo uso de ella siempre es algo bienvenido.

Final Fantasy IX además viene con el “juego dentro del juego” Tetra Master, un divertido juego de cartas que por su complejidad invita a perder varios minutos (o horas) en él, pese a esto, se queda corto contra su antecesor en algunos aspectos (solamente ganaremos… más cartas) tal vez menos divertido, pero mucho más útil, es el chocobo hot and cold, un mini juego al estilo búsqueda del tesoro en el que haremos uso de (como indica su nombre) los ya conocidos y recurrentes personajes de la saga: los chocobos, y que a medida que  avancemos, nos darán armamento, que, de otra forma, nos costaría más tiempo adquirir.

Finalmente, por el lado de las peleas, nos encontramos ante un jrpg clásico, por turnos, con la vuelta de tuerca de que podremos adquirir habilidades nuevas para nuestros personajes de acuerdo al equipamiento que tengamos y a los AP (ability points) que recibimos después de una pelea, y si bien a simple vista puede parecer que constituyen lo mismo que los puntos e experiencia, los AP que largan los enemigos se mantienen más o menos constantes durante el juego, lo que hace que volver a zonas que quedaron desfasadas con respecto a nuestro nivel, no sea tan tedioso, y hablando de habilidades, un detalle que se agradece es que a diferencia de las sagas anteriores cuando hagamos una invocación, la presentación del invocado se muestra la primera vez que la usemos solamente, ahorrándonos bastante tiempo en nuestras peleas.

El port del juego ha quedado en manos de Silicon Studio Thailand, nos encontramos técnicamente ante un port de la versión de android, y aunque en principio pueda sonar negativo, la verdad es que esto acarrea ciertas ventajas, como es el hecho de poder compartir saves entre ambas versiones (si es que estamos dispuestos a pagar dos veces por el mismo juego…) y poder manejarse con mouse a la perfección. En cuanto al tema de los controles, nos encontramos ante un excelente trabajo, hay soporte de joystick, y soporte para teclado, que a diferencia de otros ports de square, nos permite redefinir todas las teclas (excepto por las flechas de dirección), mostrándonos la tecla correcta y no el botón del joystick de 360 asociado a la acción, otro detalle (aunque menor) es que al salir (alt + F4) se nos pregunta si queremos salir o no.

En el apartado gráfico nos encontramos con modelos levemente mejorados, lamentablemente no se aplica a todos los personajes que podemos encontrar en el juego (se nota la diferencia), y debido a que Square perdió los assets originales (al igual que con Kingdom Hearts) los fondos, aunque a mayor resolución que la versión de PSX (640×480 vs 320×240) dejan bastante que desear. Por suerte no sucedió lo mismo con las cinemáticas (gracias a Square Honolulu) por lo que se ven bastante bien incluso a 1080p.

En cuanto a resoluciones, se nos permiten elegir hasta la máxima soportada por el monitor, y jugar en modo ventana, por defecto a 1280×960 y en modo ventana, tal vez sea esta la mejor manera de disfrutar el juego debido a los pobres fondos.  Al analizar el framerate, nos encontramos ante el punto más flojo, fijado a 30fps, y en batallas a 15fps (si, QUINCE!) y si bien estoy seguro que corría de esta manera en psx, es imperdonable que teniendo que hacer el juego prácticamente de nuevo, se mantenga esta limitación, y para hacer las cosas aun peor, los mods que existen para aumentar los fps aceleran el juego, porque el framerate está atado a la velocidad, imperdonable.

En el apartado sonoro no hay mucho que decir, aunque  algunos usuarios de Reddit notaron una compresión un tanto agresiva del audio. Por supuesto, Final Fantasy IX es un juego de un tiempo antes de los trabajos de voces completos, así que no esperen nada de esto. La tonada “Melodies of Life” sigue presente, claro está. Para gusto de los fanáticos de emoción fácil.

Finalmente se agregaron algunos detalles extras como achievements, cloud saving, autoguardado (esta última funcionalidad se agradece bastante) la posibilidad de dejar que la IA pelee las batallas por nosotros, un modo sin encuentros para aquellos que quieran disfrutar de la historia, posibilidad de acelerar el video de inicio de las peleas (otra opción interesante, aunque con mods se puede acelerar aún más) y la posibilidad de mix-maxear nuestros personajes.

Como comentario final, y si aún no están convencidos de jugar esta versión por sobre la de sony, vale recordar que (y sin entrar en detalles técnicos) la psx no disponía de una FPU, lo que se traduce en ese efecto tembloroso/gelatinoso tan característico y desafortunado de los juegos de psx, efecto que no se encuentra en pc (pero si en todas las versiones disponibles en las consolas de Sony), y que ya de por si hacen que esta versión sea la versión definitiva del juego, aún con sus limitaciones.

Este review fue realizado con una copia comercial proporcionada por Square Enix.

Final Fantasy IX - Review
Historia90%
Gameplay80%
Gráficos65%
Música y sonidos90%
Lo bueno:
  • La versión definitiva de uno de los mejores Final Fantasy
  • La historia y los personajes
  • Las mejoras de la versión remasterizada
Lo malo:
  • Tasa de cuadros bloqueada a 30
  • Los fondos podrían haberse mejorado
89%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%