Luego de un año de larga espera, Square Enix por fin nos entrega el último episodio de la compilación Fabula Nova Crystallis: Lightning Returns: Final Fantasy XIII. Tal como lo indica el título, en esta ocasión volveremos a utilizar a la heroína Lightning que será la encargada de salvar a todas las personas que habitan su mundo, ante un inminente y certero final. El juego entrecruza elementos ya conocidos de la trilogía (en especial la aparición o cameos de diferentes personajes), con nuevos elementos de jugabilidad. Esto último se hace especialmente evidente en el nuevo mecanismo de combate y progresión, que ya analizaremos más adelante.

Han pasado 500 años desde los eventos del Final Fantasy XIII-2 y el mundo se encuentra en sus últimas horas, el caos está devorando todo y no parece existir una forma de detenerlo. Para empeorar todo, desde que se desencadenó este evento el sistema de reencarnación se rompió y provocó un congelamiento en la edad de las personas: en este nuevo mundo nadie envejece o muere por causas naturales. Pero tampoco hay nuevos nacimientos. La humanidad misma se encuentra en un perpetuo estado de stasis.

En este aciago escenario, Lightning es despertada de su largo letargo por el Dios Bhunivelze, quien le encomienda la tarea de salvar las almas de todas las personas para llevarlas a un nuevo mundo fuera del alcance del caos. Para llevar a cabo esta ardua tarea a nuestra heroína se le dará el titulo de Redentora el cual servirá para identificarla como una servidora de Bhunivelze. También  tendremos  la ayuda de Hope que nos pondrá al día con el estado del mundo y nos guiara a lo largo de la narrativa. Además, tendremos que apurarnos si queremos cumplir el objetivo que le ha sido impuesto a Lightning: solo tendremos trece días antes de que se termine todo. Trece días para salvar al mundo, y además para que Lightning logre, una vez más, reencontrarse con su hermana perdida.

Uno de los elementos que resultan inmediatamente llamativos es el cambio radical en cuanto a la jugabilidad. Square-Enix desechó el combate por turnos activos en favor de un sistema en tiempo real donde solo utilizaremos a Lightning y no tendremos acompañantes que nos ayuden. Para que esta pueda enfrentarse a los enemigos tendrá a sus disposición las “Schemata” que serían algo parecido a los “Dress” del Final Fantasy X-2 o los “Jobs” del Final Fantasy V pero algo más libres a la hora de la elección de armas, armaduras y habilidades. Cada uno de estos elementos tendrá estadísticas propias, que determinaran la utilidad de los mismos ya sea para la magia o el ataque cuerpo a cuerpo. Cada “Schemata” podrá ser personalizada de tal manera que nos permitirá crear distintos tipos de builds. Por ejemplo, en el caso de que desear una build orientada al combate cuerpo a cuerpo tendremos que usar un arma,  armadura  y habilidades acorde a ese tipo de combate. De esta forma se podrán crear clases puramente mágicas, de combate o mixtas, dando lugar a una gran libertad de elección.

Las distintas habilidades pueden mejorarse a lo largo del juego. Obteniendo nuevos niveles para cada una de ellas a medida que vamos desbloqueando su poder. Podremos equiparnos solo con 4 habilidades por “Schemata” y usaremos un set de 3 “Schemata” que pueden ser  cambiadas  a medida que las necesitemos por batalla. En líneas generales el sistema se siente como una versión alternativa de los viejos sistemas de Jobs en juegos anteriores de la saga, y eso es algo muy bueno.

Mientras que el combate mejoró bastante, no se puede decir lo mismo del resto del juego. En espacial si hablamos de la faceta de exploración del mundo. No ayuda demasiado la existencia de un límite de tiempo para completar el juego. Cada actividad que realicemos nos consumirá una cantidad de tiempo de ese límite de trece días. Lo que nos obligara a completar las misiones principales antes del día trece, antes de que el juego finalice y nos fuerce a volver a empezar. Esto no quiere decir que el tiempo otorgado no sea suficiente para completar las misiones centrales y las misiones secundarias. Pero el límite arbitrario que pesa sobre nuestros hombros hace que no sea recomendable ponerse a “explorar” porque si, al menos en una primera aproximación al juego.

Además, a diferencia de otros juegos de la saga, en esta ocasión no vamos a subir niveles ni adquirir experiencia al matar enemigos, la única manera de mejorar nuestros stats y volvernos más fuertes es completar misiones. Esto, junto con lo mencionado anteriormente con respecto al límite de tiempo, nos obliga a seguir firmemente el sendero de las misiones centrales y secundarias. Si no completamos muchas misiones secundarias antes de llegar al último día, es probable que no estemos lo suficientemente preparados para afrontar los combates finales.

Un punto negativo es la monotonía que presentan las actividades secundarias. Algunas son misiones que parecen sacadas de un MMORPG de baja calidad, en las que nos envían a recolectar una cierta cantidad de determinados elementos. Existen algunas misiones algo más interesantes, pero en rasgos generales este es un punto bajo del juego. Que además atenta contra la rejugabilidad del mismo.

A la hora de explorar el mundo tendremos cuatro mapas en total, que incluyen dos ciudades: Luxerion y Yusnaan; la gran pradera de Wildlands y el desierto Dead Dunes. En cada zona habrá una misión primaria que tendremos que completar y varias misiones secundarias que se irán agregando a medida que pasen los días, para poder completar estas misiones en varias oportunidades tendremos que hacer uso del sistema de tiempo del juego ya que hay zonas que solo serán accesibles en determinado momento del día.

La variedad de enemigos es bastante escasa. Solo se han agregado un par de enemigos nuevos, todos los demás son enemigos que ya enfrentamos en las anteriores entregas de la saga. Que haya tan poca variedad y tan poca innovación en los enemigos es algo que le juega muy en contra a esta última parte de la trilogía.

Los gráficos del juego siguen siendo bastante pobres, no hay mejoras substanciales con respecto a la versión de consolas, lo único que puedo decir positivamente es que la calidad visual de los personajes principales, como Lightning, es muy buena y al cambiar de armas y armaduras se nota mucho esa calidad ya que se ha puesto un empeño envidiable en el diseño de las distintas indumentarias que portará nuestra heroína.

En cuanto al rendimiento en general del juego presenta los problemas ya conocidos de la saga. En las peleas el framerate se mantiene estable en 60FPS, afortunadamente. Pero no ocurre lo mismo a la hora de explorar el mundo. Tratándose de un port de Playstation 3, el trabajo de Square Enix a la hora de optimizar el juego para su uso en PC nuevamente se saca un aplazado.

En el apartado sonoro pasa lo mismo que con la variedad de enemigos, tanto como la música y los sonidos fueron ya utilizados en entregas anteriores, esto le saca impacto al juego y lo no lo hace sentir como si fuera un juego nuevo y totalmente distinto, se sienta más como una expansión o un DLC extremadamente largo.

Como conclusión Final Fantasy XIII: Lightning Returns es un juego que se queda corto, como dije anteriormente se parece más a una expansión que a un juego completo. Como punto positivo, el nuevo sistema de combate es llamativo y dinámico. Y da lugar a explorar con las distintas combinaciones de “Schemata”. Mientras que la faceta de exploración es la peor de la trilogía debido al sistema de límite de tiempo. Una de cal y una de arena.

El juego concluye la historia de Lightning de una buena manera pero se siente como que toda la trilogía pudo haber sido mejor ejecutada si hubiera sido un poco más corta. No obstante Final Fantasy XIII: Lightning Returns es un juego que para pasar el rato sirve y cumple con lo que promete, un buen combate y un buen final para la historia pero todos los demás componentes del juego son bastante pobres, y viniendo de una saga tan emblemática como es Final Fantasy se puede decir que estamos ante una de las entregas más flojas en la historia de la franquicia.

Este review fue realizado con una copia comercial propocionada por Square Enix.

Lightning Returns: Final Fantasy XIII - Review
Historia80%
Gameplay75%
Gráficos70%
Música y sonidos65%
Lo bueno:
  • El mejor sistema de combate de toda la trilogía
  • Los modelos de los personajes
Lo malo:
  • El sistema del tiempo
  • La reutilización de recursos
  • Las misiones secundarias
73%Nota Final
Puntaje De Lectores: (4 Votos)
74%