El último proyecto de Splash Damage, que parece un reciclado de lo que quedó de Brink y pretende ser un multiplayer free-to-play, ya no se llamará Dirty Bomb y ha sido resucitado (porque parece que ya estaba bastante muerto) por la distribuidora Nexon.

Su nuevo nombre es Extraction y ya tiene un sitio propio con algunas imágenes.

Se supone que sale a principios del año que viene pero no hay nada confirmado. Lo único que nos queda es volver a ver aquel gameplay trailer del que seguro queda poco y nada.